fbpx
Inicio » Blog » ¿Por qué no es recomendable pagar un crédito con otro?
pagar un crédito con otro

¿Por qué no es recomendable pagar un crédito con otro?

Una vez que estamos endeudados, es normal querer pagar las deudas a tiempo. Cualquier fallo o impago nos podría poner en una situación delicada con la entidad bancaria, así que es mejor prevenir que curar.

Pero, ¿qué ocurre si nos surge un imprevisto y no podemos pagar? Hay mucha gente que decide contratar otro crédito a modo de “parche”, de manera que cubras un crédito con otro de la misma naturaleza.

Esta técnica también se suele utilizar para unificar diferentes créditos con diferentes bancos, de manera que al final solo tengas un acreedor y un pago mensual.

Aunque pagar un crédito con otro pueda parecer una buena idea, la realidad es que nos puede perjudicar a largo plazo. Esto se debe a diferentes razones, las cuales vamos a explorar detalladamente en este artículo.

¡Empecemos!

pagando un crédito con otro

Desventajas de pagar un crédito con otro

Antes de empezar, es esencial mencionar que en algunos (muy pocos) casos, pagar un crédito con otro es una buena idea. Estamos hablando de las transferencias de préstamo a un banco que ofrezca mejores condiciones que las que tenemos actualmente.

Para que esto sea una buena idea, necesitaremos la capacidad económica para hacer frente a los préstamos sin ningún tipo de problema. Por otro lado, también necesitaremos que la mejora de condiciones del nuevo banco sea lo suficientemente grande como para que la operación merezca la pena.

Si cumplimos estos dos requisitos, transferir nuestro préstamo a un banco con mejores condiciones puede ser una idea inteligente. En el resto de los casos, estas son las desventajas que presenta:

Aumento del coste total del crédito. Cuando pagas una deuda existente contratando un nuevo crédito, estás acumulando más intereses y costes financieros a lo largo del tiempo. 

La mayoría de los préstamos, ya sean personales, hipotecarios o tarjetas de crédito, vienen con tasas de interés y cargos adicionales. Al contratar otro préstamo, estás agregando una carga financiera adicional, lo que significa que al final pagarás más por la misma deuda.

pagando crédito

Riesgo de una espiral de deuda. El ciclo de pagar una deuda con otra puede convertirse en un patrón recurrente que lleva a una espiral de deuda cada vez mayor, asemejando una bola de nieve. 

Si no abordas la causa real de tus problemas financieros, como el gasto excesivo o la falta de ingresos, es probable que te encuentres en una situación de deuda aún más grave.

Presión adicional sobre tu presupuesto. Con cada nuevo crédito que contraes para pagar una deuda anterior, estás destinando una parte de tus ingresos para hacer frente a los pagos de intereses y capital. Esto puede estirar tu presupuesto aún más, lo que puede llevar a una mayor tensión financiera y limitar tus opciones en el futuro.

Impacto en tu puntaje crediticio. Contratar nuevos créditos para pagar otros puede afectar negativamente tu puntaje crediticio. Cada vez que solicitas un nuevo préstamo o tarjeta de crédito, se realiza una consulta a tu historial crediticio, lo que puede disminuir tu puntuación. 

Pero, si no deberíamos pagar un crédito con otro, ¿cómo podemos hacer frente a impagos o situaciones difíciles con los acreedores? En el siguiente apartado lo descubriremos.

Alternativa responsables

Muchas personas endeudadas a veces se olvidan de que el banco está tan interesado como tú en que pagues la deuda, e incluso está dispuesto a ayudarte para que lo consigas.

Por ello, una de las opciones más responsables cuando no podemos pagar una deuda es la refinanciación de la misma. Refinanciar una deuda consiste en hablar con el banco para hacer los términos de un crédito más ligeros y fáciles de pagar.

Esto generalmente implica la modificación de la tasa de interés, el plazo de pago o las condiciones de reembolso de un préstamo. Estos son los pasos que tienes que seguir para conseguir una refinanciación:

  1. Evaluar tu situación financiera: Antes de acercarte al banco para negociar la refinanciación, es importante que tengas una comprensión sólida de tu situación financiera. Esto incluye conocer la cantidad de deuda que tienes, tus ingresos y gastos mensuales, y cualquier otro factor que pueda afectar tu capacidad para cumplir con tus obligaciones financieras.
  1. Contactar con el banco: Ponte en contacto con tu banco o entidad financiera para expresar tu deseo de refinanciar tu préstamo, explicando detalladamente por qué necesitas refinanciar. Puedes mencionar cambios en tu situación financiera, como la pérdida de empleo, una disminución en los ingresos o gastos médicos inesperados.
  1. Negociar los términos: Durante la negociación, discutirás los términos que te gustaría modificar. Esto podría incluir la reducción de la tasa de interés, la extensión del plazo de pago o la consolidación de varias deudas en una sola. Es importante estar preparado para justificar por qué estos cambios son necesarios y cómo beneficiarán tanto al banco como a ti.
  1. Aprobación y firma del acuerdo: Si el banco aprueba tu solicitud, recibirás una propuesta de refinanciación que detalla los nuevos términos del préstamo. Recuerda que esto es una segunda oportunidad, así que es esencial no malgastarla. Revisa cuidadosamente esta propuesta para asegurarte de que entiendes completamente los cambios y sus implicaciones. 

La refinanciación con el banco puede ser una solución efectiva para aliviar la presión financiera, pero es importante ser realista acerca de tus capacidades de pago y asegurarte de que los nuevos términos sean sostenibles para ti a largo plazo. 

Además, ten en cuenta que el banco puede no aprobar todas las solicitudes de refinanciación, por lo que es posible que desees explorar otras opciones si tu solicitud es rechazada.

Te ayudamos con la cancelación de tus deudas

Abogados expertos en reclamaciones de Microcréditos y Tarjetas Revolving.
Rellena el formulario y evaluamos tu caso gratis.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.