fbpx
Inicio » Blog » Deudas entre particulares ¿Cómo funcionan?
deudas entre particuales

Deudas entre particulares ¿Cómo funcionan?

Las deudas entre personas (particulares) son un aspecto muy común de la vida moderna. Normalmente se usan para cubrir gastos inesperados, financiar un proyecto personal o ayudar a un conocido.

Al contrario que las deudas entre empresas, las deudas entre particulares se caracterizan por tener un carácter menos formal. Esto se debe a que normalmente confiamos en la persona a la que le prestamos dinero, por lo tanto es normal saltarse el procedimiento escrito o acumular pruebas del préstamo.

Sin embargo, aunque confiemos en la persona en cuestión, a veces pueden surgir problemas de impago. Suele ser una situación especialmente comprometida para el acreedor, ya que muchas veces la única prueba del préstamo puede ser un mensaje de texto o una llamada.

Para solucionar posibles dudas sobre estos préstamos “poco formales”, en este artículo vamos a explicar qué se considera una deuda entre particulares y cómo se formalizan.

¡Empecemos!

Cómo formalizar una deuda entre particulares

Como explicamos al principio del artículo, los préstamos informales son comunes, pero a menudo se realizan sin una estructura adecuada y sin la formalización necesaria, lo que puede dar lugar a malentendidos y conflictos. 

Aquí abordaremos cómo formalizar las deudas entre particulares, como funcionan para que de manera que tengamos los documentos necesarios para defenderla en caso de impago.

  • Acuerdo verbal: En un acuerdo verbal, las partes acuerdan las condiciones del préstamo mediante una conversación. Aunque esta forma es la más informal, es completamente válida siempre que ambas partes estén de acuerdo y tengan claridad sobre los términos, plazos y tasas de interés.

¿Quieres probarlo en una disputa judicial?

Es esencial que tengas al menos dos testigos en la conversación en la cual se formalizó el préstamo. Recomendamos esta forma de contrato únicamente con cantidades monetarias pequeñas que no nos importara perder.

  • Acuerdo escrito: Si vamos a prestar una cantidad de dinero considerable, un acuerdo escrito es más formal y sólido que un acuerdo verbal. En él, se detallan todos los términos del préstamo, como la cantidad prestada, la tasa de interés (si aplica), los plazos de pago y cualquier garantía o colateral. Ambas partes firman el documento como evidencia de su acuerdo.
  • Contrato de préstamo: Si vamos a prestar una cantidad notoriamente alta, un contrato de préstamo es un documento más formal que un acuerdo escrito y podemos depositar nuestra confianza en él.

En este contrato se detallan minuciosamente todas las condiciones del préstamo, incluyendo las obligaciones de ambas partes, las penalizaciones por retraso, la tasa de interés, las garantías, etc. 

Podrás formalizar este contrato a través de un notario, que certificará y registrará el acuerdo, lo que le da una alta credibilidad y protección legal.

En este apartado nos aseguraremos de tener pruebas suficientes para demostrar que un préstamo se ha realizado. Si es de manera verbal, es importante contar con testigos. Si es de manera escrita, buscaremos protección legal a través de documentos firmados y el registro ante notario para una protección total.

Intereses para deudas entre particulares

Una vez que has decidido que vas a realizar un préstamo entre particulares, tendrás que decidir si vas a incluir intereses por el dinero prestado. Si el préstamo va dirigido a un amigo en el que confías, puede ser una buena opción no incluir intereses y simplemente pedir la devolución de la deuda principal.

En cambio, si vas a prestar dinero a un conocido y quieres ofrecerle mejores condiciones que las que podría conseguir en un banco, podrás incluir intereses en el contrato. Estos son los tipos de intereses que puedes incluir.

  • Interés de demora: Este es el interés que se aplica cuando una de las partes no cumple con sus obligaciones en el plazo acordado. El interés de demora suele estar regulado por ley y puede ser establecido en el contrato, pero no puede ser excesivo ni abusivo. 
  • Interés remuneratorio: Este es el interés que una parte puede pagar a la otra por el uso de su dinero. En este caso, las partes pueden acordar libremente el tipo de interés, pero debe ser razonable y no abusivo.
  • Interés fijo o variable: También se puede especificar si el interés será fijo (constante a lo largo del tiempo) o variable (ajustado periódicamente según algún índice de referencia, como el Euríbor).

Es importante tener en cuenta que, en todos los casos, los intereses deben ser razonables y proporcionales a la naturaleza del contrato. Además, es fundamental que el contrato cumpla con las leyes y regulaciones vigentes en España en el momento en que se celebra. 

Cómo reclamar una deuda entre particulares

Si el deudor se niega a pagar la deuda o no puedes localizarle, tendremos que intentar reclamar la deuda. El primer paso será de manera amistosa, a través de llamadas y correos electrónicos para notificar al deudor de su obligación.

Si este paso no ha sido fructífero, se puede usar la vía legal. El juicio monitorio puede ser una herramienta útil, ya que nos permitirá conseguir la ejecución de la deuda sin necesidad de contratar un abogado en cuestión de algunos meses.

También puede darse que el deudor se oponga al pago de la deuda en este juicio, por lo que tendremos que acudir al juicio verbal (menos de 6.000€) o al juicio ordinario. Aquí tendremos que pagar por asistencia legal y procedimiento judicial, y se puede alargar varios años hasta el pago final de la deuda.

En resumen, para asegurar que estas transacciones son exitosas y justas, es fundamental formalizar los acuerdos por escrito, establecer tasas de interés justas y considerar los riesgos y alternativas. 

La comunicación abierta y la comprensión mutua son clave para mantener relaciones saludables en transacciones financieras personales, ya que nadie quiere tener que llegar a los tribunales y esperar años para exigir una deuda.

Por lo tanto, recomendamos precaución y asesoramiento antes de realizar un préstamo, y siempre formalizarlo de manera escrita o a través de testigos.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.