Ley de Segunda Oportunidad para autónomos y empresarios


98%
de éxito


Honorarios
a éxito


9,8/10
Opiniones

autonomos y empresarios

Deuda de empresa Ley de Segunda Oportunidad y autónomos

La ley de Segunda Oportunidad se dirige a personas físicas, con lo que si una empresa entra en una situación económica mala que no la permite seguir funcionando esta deberá entrar en concurso de acreedores, dónde podrá encontrar soluciones a su situación económica. Sin embargo muchas veces la deuda de empresa y la Ley de Segunda Oportunidad se confunden por la condición de algunos autónomos de quienes las dirigen.

Existen autónomos empresarios, es decir, desde su figura legal de autónomos llevan a cabo la actividad de una empresa, incluso teniendo empleados, locales, etc. Pueden ser desde fontaneros, pintores o gremios más cualificados como médicos, aunque todos estos puedan también constituir su empresa incluso siendo recomendable en determinados casos. Con una persona autónomos es normal que las deudas recaigan sobre la misma, con lo que si lo llega a necesitar podrá acogerse a Ley de Segunda Oportunidad una persona autónoma o física.

Al existir una diferencia entre empresa y autónomos antes de dar cualquier paso hay que recurrir a expertos para su análisis, desde Reclama Por Mí tenemos la consulta abierta y gratuita para que uno de nuestros abogados se ponga en contacto y te asesore, de manera que puedas conocer tu situación y el camino correcto a la solución de deudas.

Solicitar asesoramiento gratis de ley 2 oportunidad

Ley de Segunda Oportunidad y Empresas

A menudo se confunde la Ley de Segunda Oportunidad con un proceso para empresas, cuando el proceso correcto para las empresas es el concurso de acreedores, siendo la Ley de Segunda Oportunidad un proceso para personas físicas.

Pero, qué ocurre cuando una persona es autónoma y funciona como un autónomo? Por ejemplo un abogado con un empleado que le ayude. Esa persona asumirá las deudas personalmente y no su actividad como entidad, o incluso si tuviera un nombre de marca la situación legal sigue siendo diferente, por lo que al ser una persona física dónde recaen las deudas, será la misma persona quien tenga que solicitar la Ley de Segunda Oportunidad como autónomo, y no por empresa.

En cualquier caso siempre es recomendable consultar con un experto rellenando nuestro formulario gratuito.

Rellenar formulario

Ley de Segunda Oportunidad para empresarios

La Ley de Segunda Oportunidad para empresarios se aplica de manera que una persona con una mala situación financiera causada por decisiones empresariales o personales en calidad de autónomo se no pueda hacer frente a sus pagos ni pueda hacerlo en el futuro, de manera que no pueda mantener los gastos mínimos de vivienda suministros o comida, ni siquiera teniendo ingresos.

De esta manera las personas afectadas podrán eliminar total o parcialmente sus deudas para poder volver a tener una segunda oportunidad financiera. Si estás en esta situación te ofrecemos una consulta gratuita a través de este formulario, uno de nuestros abogado se pondrá en contacto contigo para asesorarte.

Consulta gratuita Ley de Segunda Oportunidad

Deuda de una Empresa en la Ley de Segunda Oportunidad

A menudo la deuda de una empresa la avala un empresario, u incluso una parte recae sobre una persona física, en esos casos, puede ser que una mala situación de una empresa termine recayendo sobre una persona física. En los casos de las empresas, deberán poner en marcha un proceso de concurso de acreedores, sin embargo puede darse el caso en el que las deudas de una empresa acaben haciendo solicitar la Ley de Segunda Oportunidad al empresario.

Por ejemplo, un empresario que avala con su patrimonio e ingresos presentes y futuros un serie de deudas de su propia empresa, y llegado el caso la empresa entra en situación de quiebra, siendo los acreedores de la empresa quienes ejercen su derecho de cobro sobre el aval, el empresario. En este caso el empresario no tiene capacidad de pagar esas deudas ni tampoco los gastos básicos de la vida. En esta situación, incluso si tuviera ingresos recurrentes, no llegarían para cubrir gastos y por lo tanto tiene que solicitar la Ley de Segunda Oportunidad.

Gracias a esta ley el empresario podría eliminar total o parcialmente su deuda, también en determinados casos puede tener un plan de pagos adaptado a 3 años que le permita pagar a sus acreedores, ya que este proceso trata de complacer a ambas partes. Para poder solicitar la Ley de Segunda Oportunidad el empresario ha tenido que haber obrado de buena fe durante su actividad y entre otras condiciones principales, su deuda no podrá exceder los 5 millones de euros. Teniendo en cuenta lo anterior, habrá que hacer un estudio previo de la situación exacta y real de la persona solicitante, de manera que se haga balance, se evalúen y clasifiquen las deudas, y se tenga una imagen clara sobre la forma de proceder en cada caso de deuda de empresa en la Ley de Segunda Oportunidad.

Para aclarar todas las deudas disponemos siempre realizamos un estudio gratuito y sin compromiso que servirá para tener una imagen general sobre la situación y las posibles soluciones.

Empezar estudio gratuito

Ley de Segunda Oportunidad para autónomos

Los autónomos son personas que se autoemplean, llevando a cabo su propia actividad laboral, dependiendo de ellos mismos tanto para las deudas como para los ingresos y los gastos. Ser autónomo conlleva muchas ventajas, sin embargo también ciertos inconvenientes uno de los cuales es la fragilidad económica que suelen tener ligada el depender de una sola persona. Cuando ocurre esto y llega una mala situación económica en la que el autónomo no puede hacer frente a los pagos, a menudo tienen que parar su actividad económica ya que de no hacerlo incurrirían en más gastos. Por desgracia, muchas de estas veces la propia persona autónoma ha soportado una gran cantidad de deuda que no le permite mantener los costes de la vida a la vez que paga sus deudas, con unos ingresos muy inferiores a las necesidades de pago vitales e imposibles para además hacer frente a las deudas. Cuando esto ocurre y se llega a una situación en la que harían falta unos ingresos extraordinarios para resolverla, la solución puede pasar por solicitar la Ley de Segunda Oportunidad para autónomos.

Los autónomos, al ser personas físicas pueden acogerse a esta ley, pudiendo eliminar total o parcialmente sus deudas privadas y públicas. La persona que se acoja tendrá que cumplir una serie de requisitos una vez pueda solicitarla.

Para conocer si puedes solicitar esta ley simplemente rellena el formulario y uno de nuestros abogados especializados se pondrá en contacto contigo de manera gratuita para analizar tu caso.

Hablar con abogado especializado

Autónomos y la Ley de Segunda Oportunidad

La ley de Segunda Oportunidad y las personas autónomas siempre han estado muy relacionados. Esta ley es conocida por las personas físicas que se acogen, rara vez autónomos, por lo que es un aspecto menos conocido. Sin embargo muchas de las características de esta ley se comparten con los concursos de acreedores, ya que esto sin ir más lejos es muy similar.

Un concurso de acreedores es una forma de extinguir una sociedad económica a la vez que se busca satisfacer o compensar las deudas de sus acreedores. Una vez terminado la sociedad se elimina. En el caso de un autónomo o persona física, una vez terminado el proceso comienza de nuevo. Es cierto que hay una serie de deudas no exonerables, pero representan una minoría y tienen su razón de ser, sin que ello sea un impedimento la situación final que consiga la persona afectada.

Por ello hay que recalcar que los autónomos sí pueden acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad, su caso al igual que otros se valorará de manera particular y desde Reclama Por Mí lo estudiaremos de manera gratuita a través de nuestro formulario.

Realizar estudio gratuito

Ley de Segunda Oportunidad Autónomos con empleados

Normalmente los autónomos contraen deudas con otras empresas, pero qué pasa cuando uno de los acreedores es una persona, por ejemplo, un autónomo con dos empleados solicita la Ley de Segunda Oportunidad ya que no puede pagar.

En casos como este habrá que contar a esos empleados como acreedores, además, se tendrá que declarar que la persona autónoma deudora es de buena de fe, es decir, que no les ha dejado de pagar de manera deliberada.

En casos como este se les entenderá como otros acreedores, y se les tratará de pagar en la medida de lo posible, en tanto que no se llegue a exonerar totalmente la deuda (pudiendo ser posible), se podrá incluir una parte en un plan de pagos a 3 años. Así, entendiendo la mala situación económica del solicitante, las necesidades básicas del mismo y las obligaciones pendientes, se podría llegar a elaborar un plan de pagos factible que se pueda encajar con todo eso.

Para ello habrá que estudiar el caso y analizar todos los elementos, en caso de estar valorando acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad para autónomos simplemente rellenando nuestro formulario nos pondremos en contacto para empezar.

Soy autónomo y quiero una segunda oportunidad