fbpx
Inicio » Blog » El procurador: ¿Qué hace, qué diferencias tiene con un abogado?
que hace un procurador

El procurador: ¿Qué hace, qué diferencias tiene con un abogado?

El mundo de la ley y el derecho es infinitamente grande. ¿Qué hace un procurador? Para las personas que no lo han estudiado en la universidad, puede parecerse a un gran laberinto de leyes y puestos de trabajo que no acaba nunca.

Dentro de este gran laberinto se encuentra una figura que no todo el mundo podría definir: El procurador. Si bien el procurador tiene que estar licenciado en derecho y trabaja en los tribunales, no tiene las mismas funciones que un abogado.

Para entender mejor las complejidades de este puesto y sus funciones, en este artículo exploraremos de manera detallada su identidad y su contribución esencial en el sistema judicial, con el objetivo de dar a entender qué hace un procurador desde que entra en un juzgado hasta que sale.

¡Empecemos!

Qué hace un procurador

En el ámbito de la medicina hay diferentes médicos para cada parte del cuerpo. Por ejemplo, si te duele el brazo, tendrás que ser atendido por un profesional que se dedique a esa parte específica, ya que ha sido educado especialmente para eso.

Si un médico intentara curar todas las enfermedades del cuerpo, se daría cuenta de que son demasiadas como para aprenderlas todas.

De igual manera, los procesos judiciales son bastante complejos y requieren de un especialista para cada parte de los mismos. En el caso del procurador, su función es actuar como un intermediario entre los ciudadanos y los tribunales de justicia. 

En otras palabras, el procurador es como un cable que conecta a los jueces y a los demandantes / demandados. Todos los documentos, trámites y notificaciones de ambas partes pasan por el procurador, que se encarga de que la comunicación entre ambos sea la mejor posible. 

Específicamente, un procurador representa a las partes en procedimientos judiciales, gestiona la documentación, recibe notificaciones oficiales, realiza actos de comunicación procesal y se coordina con el abogado para asegurar una correcta tramitación del caso. 

En el sistema legal español, la representación ante los tribunales suele requerir tanto la presencia de un abogado como la de un procurador. 

Pero hay algunas excepciones en las que pueden ausentarse; como las faltas, los juicios verbales por cuantía menor de 2.000€, o los procesos de familia ante los juzgados de primera instancia.

Pero la pregunta más importante que nos podemos hacer es, ¿cuáles son las diferencias entre un procurador y un abogado? Hasta ahora sus funciones se parecen mucho, así que vamos a diferenciar entre cada uno de ellos. 

Diferencias entre un procurador y un abogado

Como mencionamos en la introducción, un procurador y un abogado son ambos profesionales del ámbito legal, pero desempeñan roles diferentes en el sistema jurídico. Para evitar líos, aquí presentamos sus principales diferencias:

Funciones

Abogado: Su función principal es asesorar y representar a sus clientes en asuntos legales. Pueden llevar a cabo la preparación y presentación de documentos legales, así como la defensa y representación en tribunales.

Procurador: Su función principal es actuar como intermediario entre el abogado y el tribunal. No proporciona asesoramiento legal directo al cliente, pero se encarga de presentar escritos y documentos ante los tribunales, notificar resoluciones judiciales a las partes y realizar otras gestiones procesales.

Representación en Tribunales

Abogado: Tiene la capacidad de representar a sus clientes en los tribunales. Puede hablar en nombre de su cliente durante juicios y audiencias.

Procurador: Como explicamos anteriormente, en la mayoría de los juicios es obligatorio contar con un procurador para representar a las partes en los tribunales. Aun así, el procurador no tiene la capacidad de hablar en nombre del cliente en asuntos legales, pero actúa como un agente entre el cliente y el tribunal.

Educación y Formación

Abogado: Debe obtener el grado de derecho, realizar el máster de acceso a la abogacía y estar colegiado en el colegio de abogados correspondiente.

Procurador: También debe haber estudiado derecho, pero tendrá que cursar un máster que le especialice en la procura y realizar un examen oficial.

Honorarios

Abogado: Cobra honorarios por sus servicios legales, que pueden ser acordados por hora, por tarea específica o mediante un acuerdo de tarifa fija.

Procurador: También cobra honorarios por sus servicios, pero sus tarifas están relacionadas principalmente con la representación procesal y la realización de trámites judiciales.

Como hemos podido comprobar, el trabajo de un abogado es defender a su cliente y conseguir las mejores condiciones posibles para el mismo. Por otro lado, la función del procurador es que el procedimiento legal se produzca de manera eficiente y sin trabas, de manera que la comunicación tribunal-ciudadano sea excelente.

Por lo tanto, la atención del abogado se centrará en su cliente, mientras que el procurador prestará más atención al derecho procesal, documentos y trámites.

Por último, cabe decir que en este artículo hemos hablado de la figura del procurador en España, pero hay algunos países en los cuales las tareas de ambos son ejecutadas por un sólo abogado.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 4.5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.