fbpx
Inicio » Blog » Cómo renegociar un microcrédito
hombre mirando con lupa su microcredito

Cómo renegociar un microcrédito

Los microcréditos representan una de las formas más fáciles de conseguir dinero hoy en día.

En vez de demostrar que eres un buen deudor a largo plazo con facturas y decenas de requisitos, los microcréditos exigen muy poco y se pueden conseguir en menos de una hora.

Gracias a esto, los microcréditos han demostrado ser una excelente herramienta para fomentar el desarrollo económico y la inclusión financiera, ya que son alcanzables para casi cualquier persona.

Ahora bien, uno de los temas más discutidos sobre los microcréditos es la renegociación de las condiciones del contrato. Muchas veces la situación financiera de los clientes cambia radicalmente, forzando un cambio en las condiciones firmadas originalmente.

En este artículo, explicaremos en detalle cómo es posible renegociar un microcrédito y qué factores se deben considerar antes de empezar, además de mencionar las cláusulas que se cambian de manera más frecuente.

mujer metiendo dinero en hucha para no tener que pedir credito

Razones para renegociar las condiciones de un microcrédito

Antes de entrar en detalle, es esencial entender por qué alguien querría renegociar un microcrédito. Aquí están las razones que se dan de manera más frecuente en el mercado:

Dificultades financieras inesperadas: En ocasiones, pueden surgir eventos inesperados que afectan significativamente la capacidad de pago de un prestatario. Estos eventos pueden incluir pérdida de empleo, problemas de salud o emergencias familiares. En este caso, renegociar los términos del microcrédito puede ser una opción para reducir la carga y adaptar los pagos a la nueva realidad económica.

Cambios en las metas y necesidades: A medida que los proyectos y las circunstancias personales evolucionan, es posible que las condiciones originales del microcrédito ya no sean adecuadas. Por ejemplo, un emprendedor podría requerir una extensión en el plazo de pago para permitirle hacer frente a inversiones adicionales.

Mejora de la situación financiera: También puede ocurrir que un prestatario experimente un crecimiento significativo en sus ingresos o una mejora en su situación financiera. En estos casos, renegociar las condiciones del microcrédito puede permitir al prestatario obtener un mejor trato, como una tasa de interés más baja o una reducción en las comisiones.

Cálculos no realistas: En ocasiones, el plazo original del microcrédito puede ser demasiado corto o poco realista para el prestatario. En estos casos, renegociar los plazos de pago puede permitir un mayor margen para cumplir con las obligaciones crediticias. Esto también puede implicar la inclusión de períodos de gracia para permitir la recuperación económica.

Si has estado en alguna de estas 4 situaciones, entenderás que renegociar las condiciones de un crédito se puede convertir en una necesidad si estamos pasando por apuros económicos.

Para entender cómo se puede renegociar un préstamo de la manera más eficiente posible, en el siguiente apartado explicaremos paso a paso cómo renegociar un microcrédito.

¿Crees que las condiciones de tu micropréstamos podrían ser abusivas? Podemos ayudarte.

Cómo renegociar las condiciones de un microcrédito

1. Evaluar la necesidad de renegociar: El primer paso es determinar si renegociar las condiciones del microcrédito es realmente necesario. Por ejemplo, si se está experimentando dificultades para cumplir con los pagos mensuales, renegociar puede ser una opción viable para reducir la carga financiera. 

También es importante considerar si las condiciones actuales del préstamo están alineadas con las nuevas metas o necesidades económicas.

2. Estudiar los términos del contrato: Antes de comenzar el proceso de renegociación, es fundamental revisar detenidamente los términos y condiciones del contrato original. 

Esto incluye los plazos, las tasas de interés, las comisiones y cualquier otra cláusula relevante. Tener un conocimiento sólido de los detalles del préstamo es crucial para poder argumentar a favor de la renegociación de manera informada.

3. Comunicarse con la entidad crediticia: El siguiente paso es contactar con el prestamista y comunicarles la intención de renegociar las condiciones del microcrédito. Es recomendable hacerlo lo antes posible, antes de que se generen retrasos en el pago o se incurra en incumplimiento de contrato. 

Puedes programar una reunión o enviar una email formal explicando tus circunstancias y solicitando una renegociación.

4. Preparar una propuesta: Para respaldar el argumento de renegociación, es importante preparar una propuesta sólida. Esto puede incluir la solicitud de reducción de la tasa de interés, extensión del plazo de pago, reestructuración de los pagos mensuales o inclusión de períodos de gracia. 

También es recomendable tener a mano información financiera actualizada, como ingresos, gastos y cualquier otro dato relevante que respalde la capacidad de pago y las nuevas condiciones propuestas.

5. Negociar y llegar a un acuerdo: Durante la reunión con el prestamista, se deben discutir todas las opciones y argumentos presentados en la propuesta. Es importante mantener una comunicación abierta y ser transparente sobre la situación financiera. 

El objetivo es llegar a un acuerdo que sea beneficioso tanto para el prestatario como para el prestamista. Si es posible, es recomendable obtener cualquier acuerdo por escrito para evitar malentendidos futuros.

Una vez que estos pasos estén completados, será esencial cumplir con lo pactado. Si fallamos a este nuevo acuerdo, la entidad financiera perderá la confianza en nosotros, complicandonos la devolución del crédito obtenido.

Si no estás seguro de qué cláusulas debes negociar para obtener mejores condiciones, en el siguiente apartado podrás encontrar los acuerdos más comunes.

¿Crees que las condiciones de tu micropréstamos podrían ser abusivas? Podemos ayudarte.

Cláusulas más recomendables para renegociar un microcrédito

Cuando estás renegociando las condiciones de un microcrédito con una entidad financiera, es importante tocar alguno o todos los apartados que mencionamos a continuación.

Consideramos que son muy importantes de cara a que el banco pueda depositar su confianza en nosotros y en que los pagos se vuelvan más cómodos para los prestatarios:

Cuotas mensuales más bajas y plazo más largo: Una de las condiciones más comunes que se negocian es el monto de la cuota mensual. 

La insolvencia ocurre cuando el deudor no puede cubrir la cuota actual, por lo tanto, acordar una cuota más baja es una solución práctica. Esto se puede lograr al alargar el plazo de amortización durante varios meses o incluso años.

Pagar tu deuda durante más tiempo no tiene por qué ser la mejor opción, pero en comparación con no pagar, es lo mejor que podemos hacer.

Periodo de carencia de capital: Otra opción de negociación es solicitar un periodo de carencia de capital. Esto implica un período determinado (normalmente unos meses) en el que solo deberás pagar los intereses generados por el préstamo, sin abonar nada al capital. 

Esto reducirá significativamente la cuota mensual durante el tiempo que dure la carencia. Te ayudará a ganar tiempo para resolver otras deudas o poner tus finanzas en orden.

Fiadores: Puedes negociar con el banco o entidad financiera la posibilidad de incluir fiadores en tu préstamo. Estos fiadores suelen ser familiares cercanos dispuestos a ayudarte a evitar el impago. 

Los fiadores se comprometen a garantizar el cumplimiento de tus pagos, e incluso pueden vincular sus nóminas para asumir las cuotas mientras trabajas en estabilizar tu situación económica.

Recordamos que es necesario establecer comunicación con tu prestamista lo antes posible y explorar todas las opciones para encontrar una solución que te permita cumplir con tus obligaciones y superar las dificultades financieras.

Conseguir ayuda para renegociar un microcrédito o anular el pago

Lidiar con entidades de microcrédito a veces no es tarea fácil. Muchos usuarios se han quejado debido a llamadas hacia familiares y amigos, técnicas de intimidación hacia los clientes, y muchas otras cosas dirigidas a asegurar el pago de las cuotas. 

En Reclama Por Mí hemos solucionado más de 3.000 casos hasta la fecha, y sabemos de buena mano cómo reclamar satisfactoriamente a este tipo de entidades financieras.

Por lo tanto, si quieres ahorrar dinero y esfuerzo en presentar una reclamación, puedes rellenar el formulario de nuestra página web para que nos pongamos en contacto contigo y te ayudemos lo antes posible.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.