fbpx
Inicio » Blog » Consecuencias personales de la Ley de Segunda Oportunidad
consecuencias-ley-segunda-oportunidad

Consecuencias personales de la Ley de Segunda Oportunidad

Desde autónomos hasta grandes empresas, la mayoría nos hemos enfrentado a situaciones difíciles que han puesto en peligro nuestra estabilidad económica. Algunos de estos casos son tan abrumadores que encontrar una salida puede representar un gran reto.

Para ayudar a las personas que han pasado por estas situaciones y se encuentran en situación de insolvencia, se aprobó una ley en 2015 que cambió por completo la forma en la que se reorganizan las deudas.

Estamos hablando de la popular Ley de la Segunda Oportunidad, la cual año tras año establece nuevos récords de número de casos en España. Las ventajas de esta ley son claras, así que cada vez más personas se acogen a ella cuando tienen problemas financieros.

Pero la LSO también tiene partes negativas, así que en este artículo exploraremos cómo funciona esta ley, qué ventajas ofrece, y las posibles consecuencias personales que puede conllevar utilizarla.

¡Empecemos!

Qué es la Ley de la Segunda Oportunidad

El mecanismo de la Segunda Oportunidad es un marco legal diseñado para ayudar a las personas físicas y autónomos que se encuentran en situación de insolvencia mientras sus acreedores exigen pagos.

La LSO se plantea como una vía de escape ideal para reestructurar deudas y obtener una oportunidad de empezar de nuevo, liberándoles de la carga financiera que les abruma. Eso sucede mediante acuerdos con sus acreedores para reorganizar sus finanzas y, en algunos casos, incluso cancelarlas parcial o totalmente. 

Aparte de esta ventaja, la Ley de la 2a Oportunidad también cuenta con puntos muy interesantes que pueden ayudar a cualquier individuo que esté pasando por problemas financieros.

Ventajas de la Ley de la Segunda Oportunidad

La ley de la segunda oportunidad tiene varias ventajas, las cuales han sido clave para popularizar su uso en los últimos años:

Cancelación de deudas: Una de las principales ventajas de esta ley es la posibilidad de cancelar las deudas que resultan impagables. Esto permite a las personas liberarse de una pequeña parte del monto adeudado y comenzar de cero sin la presión constante de los pagos.

Plan de pagos: En muchos casos, la ley permite establecer un plan de pagos adaptado a las posibilidades económicas del deudor. Esto significa que podrás negociar con tus acreedores para pagar tus deudas en plazos más cómodos y asequibles, evitando así el colapso económico.

Paralización de embargos y ejecuciones: La Ley de la Segunda Oportunidad también otorga protección legal que impide embargos y ejecuciones sobre los bienes del deudor mientras se lleva a cabo el proceso. Esta medida otorga un respiro necesario para evaluar y reestructurar la situación financiera sin la constante amenaza de perder todo.

Mejora del historial crediticio: Aunque la insolvencia financiera puede dañar tu historial crediticio, la Ley de la Segunda Oportunidad te ofrece una oportunidad para reconstruirlo. Una vez que cumplas con los acuerdos establecidos, podrás comenzar a construir un nuevo historial crediticio, siendo eliminado de ficheros de morosos en lo que podrías haber sido incluido.

Pero la LSO también puede tener consecuencias negativas. Al fin y al cabo, reestructurar y cancelar deuda requiere una serie de esfuerzos y matices por parte del deudor. En el siguiente apartado revisaremos estas consecuencias.

Consecuencias Personales de Usar la Ley de la Segunda Oportunidad

Proceso legal: Acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad implica un procedimiento legal en el cual se debe presentar una solicitud ante un juez. Esto implica trámites y costos asociados al proceso, aunque en el último apartado de este artículo te daremos opciones para que todo sea lo más conveniente posible.

Pérdida de bienes: En algunos casos, se pueden perder bienes o activos para hacer frente a las deudas. Esto puede incluir la venta de propiedades, vehículos u otros activos valiosos. Gracias a la reforma de 2022, ahora el deudor puede mantener su vivienda habitual, pero necesitará hacer frente a un plan de pagos de 5 años (en vez de 3).

Restricciones financieras: Durante el proceso de acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad, es probable que se impongan restricciones financieras. Esto puede incluir la obligación de vivir con un presupuesto limitado y la prohibición de solicitar créditos o préstamos durante un tiempo determinado.

Impacto en el historial crediticio: La Ley de Segunda Oportunidad puede tener un impacto negativo en el historial crediticio si no se consigue cumplir con el plan de pagos. Esto incluye entrar en diferentes ficheros de morosos y dificultar la obtención de crédito en el futuro.

Por supuesto, es importante saber que las consecuencias personales pueden variar dependiendo de las circunstancias individuales, ya que hay diferentes tipos de deudas que se pueden cancelar y otras que tienen un límite.

Acogerse a la Ley de La Segunda Oportunidad

En Reclama Por Mí estamos especializados en procedimientos de ley de la segunda oportunidad. Hemos ayudado a cientos de personas que se encontraban en una situación delicada, reduciendo su deuda y ayudándoles a empezar su vida financiera de nuevo.

Si quieres saber más sobre cómo podemos ayudarte solo tendrás que rellenar el formulario que se encuentra en nuestra página web. Un miembro de nuestro equipo contactará contigo y te ayudará en todo lo que sea necesario para darle estabilidad a tu situación y llegar a un acuerdo lo antes posible.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.