fbpx
Inicio » Blog » Cómo ahorrar en la compra
familia haciendo la compra para ahorrar

Cómo ahorrar en la compra

En el último año, los precios de los alimentos han aumentado considerablemente, subiendo un 16,6% en febrero en comparación con 2022. Esto viene precedido por una inflación anormalmente grande, la mayor en 45 años.

Esta subida en el coste de la cesta de la compra se debe a diversos factores, entre ellos la compleja cadena agroalimentaria, influencias globales como la guerra en Ucrania, la crisis energética, la escasez de materias primas y el cambio climático.

Ante esta situación, es fundamental que los consumidores estén preparados para hacer frente a los crecientes precios en sus compras diarias.

Ahorrar en la compra no siempre es fácil. Para poder llevarlo de la mejor manera posible, en este artículo ofrecemos cinco consejos prácticos para combinar ahorro y compras aprovechando al máximo el presupuesto familiar.

Siempre hacer la compra después de comer

Hacer la compra semanal después de comer es una práctica recomendable por diversas razones que se relacionan con la salud, el bienestar y la economía personal. 

La primera razón es que hacer la compra con el estómago lleno nos puede ayudar a ahorrar dinero en la compra  ya que evita compras impulsivas de alimentos poco saludables o tentaciones innecesarias. 

Cuando estamos hambrientos, es más probable que optemos por alimentos procesados, azucarados o altos en grasas, lo que puede afectar negativamente nuestra dieta y salud en general. 

Por otro lado, después de comer es más fácil pensar con claridad sobre las comidas que queremos preparar durante la semana. Nuestro enfoque se centra en comprar los ingredientes necesarios para comidas nutritivas y equilibradas en lugar de simplemente comprar por impulso. 

Cuando vamos a la tienda con hambre, tendemos a comprar más alimentos de los necesarios o “productos tentación” que pueden ser bastante caros, lo que puede resultar en un gasto excesivo.

Hacer la compra después de comer nos ayuda a ser más conscientes de nuestras necesidades reales y a evitar compras impulsivas, lo que puede traducirse en un ahorro significativo a lo largo del tiempo.

¿Quieres saber cómo ahorrar dinero en la compra? ¡Empezemos!

Compra productos de temporada

El supermercado funciona como el resto del mundo, por oferta y demanda. Si hay muchas sandías y poca gente que las quiere, su precio bajará. Y si hay pocas sandías y mucha gente que las quiere, su precio subirá.

Los productos de temporada son los productos que maduran en una determinada época del año, de manera que durante esas semanas o meses la oferta aumenta, y hay exceso de dichos alimentos.

Como consecuencia, durante esa temporada, el precio de dichos alimentos bajará, ya que se venderán en más cantidad que durante el resto del año.

Cogiendo el ejemplo de la sandía, esta fruta estará más barata en los meses de verano, ya que es cuando florece y madura su planta.

Por lo tanto, es esencial revisar los calendarios de frutas y verduras, de manera que adaptemos nuestra dieta a los productos de temporada. De esta manera ahorraremos una gran cantidad de dinero y seguiremos el ciclo de maduración de los alimentos.

rollos de papel higienico

Haz compras grandes para productos que no caducan

Comprar en grandes cantidades para aprovechar ofertas en productos no perecederos o de larga duración puede ser una estrategia inteligente para reducir los gastos en compras recurrentes. 

Uno de los principales beneficios de comprar en grandes cantidades es el ahorro en el costo unitario de cada producto. Los supermercados suelen ofrecer descuentos más atractivos cuando se compran cantidades mayores, lo que se traduce en un menor gasto por producto en comparación con las compras habituales.

Para esta técnica siempre elegiremos productos no perecederos o con una vida útil prolongada para asegurarnos de que no se desperdicie nada. Algunos ejemplos incluyen productos enlatados, arroz, pasta, cereales, artículos de limpieza, productos de higiene personal y papel de cocina. 

Estos productos pueden almacenarse durante meses o incluso años sin que su calidad se vea afectada, lo que garantiza que no se produzcan pérdidas económicas.

Otra ventaja de comprar en grandes cantidades es la comodidad y conveniencia de tener un suministro adecuado en casa. 

No tener que ir al supermercado de manera frecuente puede ahorrar tiempo y esfuerzo, especialmente en productos de uso diario. Además, en momentos de escasez o aumento de precios, contar con reservas puede ser de gran ayuda para enfrentar situaciones imprevistas.

Usa los negocios locales a tu favor

Los supermercados suelen vender los productos más baratos en grandes cantidades. Por ejemplo, si quieres comprar únicamente 2 zanahorias para una receta, te verás obligado a comprar, al menos, una bolsa de medio kilo.

Para evitar tirar el dinero y solo usar 2 zanahorias, siempre nos podremos apoyar en las fruterías locales. Aquí podremos coger la cantidad exacta de los alimentos que necesitamos, evitando el desperdicio de comida y recursos.

Otra razón para usar los negocios locales es lo que llamamos la “fruta y verdura fea”. Las cadenas de supermercados suelen comprar los productos más físicamente bonitos, apartando los que se podrían considerar feos.

Estos productos con apariencia regular, aunque sean de igual calidad que los demás, suelen acabar en fruterías locales a descuento. Por lo tanto, si no te importa que tus manzanas no sean “el Brad Pitt de las frutas”, podrás ahorrar una buena cantidad de dinero comprando en negocios locales.

Mensajero entregando la compra a una mujer

Aprovecha los descuentos de grandes plataformas

Normalmente, todas las familias y personas individuales compran de manera recurrente uno o varios productos. Por ejemplo, hay muchas familias que pueden consumir hasta 10 bricks de leche cada semana.

En vez de comprar en supermercados, podemos hacer uso de las grandes plataformas para conseguir descuentos impresionantes sobre los productos que compramos frecuentemente.

Estamos hablando de plataformas como Makro, Amazon, o cualquier mayorista alimentario. Estas empresas nos harán descuentos descomunales si decidimos comprar en grandes cantidades cualquier producto, y podemos ahorrar muchísimo dinero a largo plazo.

Amazon también tiene “ofertas de envío recurrente”, de manera que te dan grandes descuentos en envíos de productos mensuales. Por ejemplo, puedes planificar la entrega de proteína en polvo cada dos meses, y recibirás un gran descuento por ello.

Siguiendo estos 5 consejos podrás recortar en gran medida tus gastos semanales, superando la crisis de precios que estamos sufriendo y aprendiendo para futuras ocasiones.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.