fbpx
Inicio » Blog » Cómo ahorrar en la factura del gas
Mano sosteniendo fuego de gas

Cómo ahorrar en la factura del gas

Desde el año 2.000 más de tres millones de consumidores en España disponen de gas natural en sus hogares. El gas natural es una materia prima que cotiza en mercados nacionales e internacionales y que basa su precio en función de la demanda y oferta existente. La pandemia y el parón de la actividad económica que experimentamos y las sanciones a Rusia, el primer proveedor de gas a Europa, responsable del 40% que se surte al continente, son algunas de las razones del incremento del precio del gas en los últimos tiempos.  

Al igual que nos pasa con el agua y la luz, el gas supone una de las facturas mensuales que podemos reducir con pequeños gestos en nuestro día a día en casa. Para ayudarte, hemos elaborado una serie de consejos muy sencillos y fáciles de seguir que te permitirán ahorrar en la factura del gas tanto en invierno como en verano. 

Consejos para ahorrar en la factura del gas 

Frío y calor se escapan, muchas veces, por problemas en el aislamiento de las casas. Para solucionarlo es necesario ir habitación por habitación y revisar los puntos de fuga más habituales: ventanas, puertas exteriores, enchufes y rejillas de ventilación. Una vez que los hayamos identificado nuestro trabajo será sellar con silicona las filtraciones e instalar, si es el caso, burletes bajo puertas, especialmente en la de entrada de la casa, uno de los puntos más habituales de fuga de calor/frío. Otra manera sencilla de reducir este problema es cerrando las puertas de las habitaciones que tienen menos paso como la cocina, el pasillo o los baños. 

Nuestro siguiente consejo enlaza con el uso del baño, concretamente, con la recomendación de evitar los baños en pro del uso de la ducha. Además de reducir el consumo energético también disminuirás el del agua, un gesto importante en los momentos de sequía que estamos atravesando en nuestro país. 

Tanto en baños como en la cocina deja siempre los grifos en la posición de agua fría. De esa manera, si no necesitamos agua caliente, evitaremos que el calentador arranque y, en consecuencia, se genere consumo de gas y gasto en la factura. De igual forma, salvo que tu ropa esté muy sucia, puedes utilizar únicamente la lavadora con agua fría. 

Otra forma de ahorrar es reajustando el termostato tanto del calentador del agua como de la calefacción. Con tan solo dos grados menos, los sistemas de calefacción y calentamiento del agua no necesitarán tanto gas, tú te adaptarás rápidamente a esa diferencia de temperatura y te repercutirá pagando unos euros menos a final de mes. Tienes que saber que, por cada grado que supere los 20º, se consume un 7% más de energía.  

mujer ahorrando al ajustar la calefacción

Si no quieres estar ajustando de manera manual el termostato, también puedes cambiarlo por uno programable. Este tipo de termostato además te permitirá, de una manera más sencilla, apagarlo cuando no estés en casa ya sea en vacaciones, fines de semana… o también programarlo para que se encienda una hora antes de llegar a casa evitando un gasto de gas innecesario durante el resto del día. 

Compara con otros proveedores de gas 

Aunque parezca extraño es la realidad, muchas veces para las empresas el cliente nuevo es el que recibe mejores ofertas. Eso significa que, si llevas mucho tiempo con un proveedor de gas, es posible que no tengas la mejor tarifa a la que puedes acceder. Por ello, te recomendamos que, cada cierto tiempo, compares entre varios proveedores de gas y solicites presupuestos teniendo en cuenta el precio del término fijo de gas como en el variable, eso te permitirá conocer si estás pagando de más y, es posible, que la empresa de la que eres cliente te mejore el contrato actual.

Otra forma de ahorrar en la factura del gas a largo plazo es contratar un servicio de mantenimiento. Además de cubrirnos averías, muchos de ellos, también abarcan la revisión bienal obligatoria que tienen que tener todas las instalaciones de gas conforme al Reglamento RITE, que establece las condiciones que deben cumplir las instalaciones destinadas a atender la demanda de bienestar térmico e higiene a través de equipos y sistemas de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria, para conseguir un uso racional de la energía. 

Esperamos que, con todos estos consejos, te ayudemos a ahorrar en las próximas facturas del gas

¿Quieres ahorrar más? Descubre cómo ahorrar en la factura del agua y en la de la luz.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.