Ley de la Segunda Oportunidad sin perder mi casa


98%
de éxito


Honorarios
a éxito


9,8/10
Opiniones

hipoteca

Ley de Segunda Oportunidad sin perder mi casa

Es una de las consultas más recurrentes, ya que a diario nos preguntan si personas pueden solicitar la Ley de Segunda Oportunidad sin perder la casa, es muy común que una persona en una mala situación financiera se preocupe por su vivienda, ya que suele ser el bien más costoso de adquirir que tenemos los ciudadanos. Para adquirir una vivienda normalmente hay que llevar a cabo una gran cantidad de ahorro, también tener cierta estabilidad y capacidad de pago.

Una vez conseguido un préstamo y adquirida la vivienda, por una mala situación financiera podría llegar a torcerse el porvenir e incurrir en una serie de deudas y obligaciones que no se puedan afrontar, y preocuparse por la vivienda es una constante entre todos los solicitantes de la Ley de Segunda Oportunidad.

Por suerte, ya es posible acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad sin perder la casa, nosotros te explicamos cómo, pero si todavía quieres más aclaraciones siempre puedes rellenar el formulario gratuito y hablar con un experto.

Hablar con un experto

Ley de Segunda Oportunidad y la Hipoteca

En caso de tener una vivienda en propiedad solicitar la Ley de Segunda Oportunidad la hipoteca tendrá un papel clave. El proceso de Le de Segunda Oportunidad es un proceso legal muy similar al concurso de acreedores, de manera que a priori, haya que liquidar los bienes para hacer frente a las deudas, sin embargo ahora se contempla el poder conservar la vivienda habitual.

La entidad bancaria prestataria de la hipoteca constará como otro acreedor más y conservar la casa y la hipoteca dependerá de si está o no al corriente de pago cuando se solicita acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad sin perder la vivienda.

Por lo tanto si se está al corriente de pago con el préstamo hipotecario o no determinará su conservación, es decir, si no tiene deuda impagada de la vivienda, podemos entender que puede tener cierta calidad de vida a la vez que mantiene al corriente de pago esa deuda. Esta posibilidad es el resultado del objetivo de esta ley, satisfacer la deuda de los acreedores tanto como sea posible a la vez que se facilita una segunda oportunidad a los deudores.

Hablar con un abogado

Segunda Oportunidad con vivienda habitual

Es importante entender que se puede conservar en ley de segunda Oportunidad solo la vivienda habitual, es decir segundas o terceras viviendas tendrán que enajenarse para satisfacer total o parcialmente las deudas ya que este mecanismo legal está pensado para intentar satisfacer a los acreedores en la medida que sea posible, y en ningún caso liberar de deudas unilateralmente a una persona.

Entonces, si una persona tiene 2 viviendas y un alto endeudamiento que no puede asumir, se valorará si la hipoteca de su vivienda habitual está al corriente de pago, en caso de estarlo se estudiará si vendiendo su segunda vivienda podrá hacer frente a las deudas pendientes, y en caso de poder hacerlo quedándose con cuotas de la vivienda habitual y un excedente para hacer frente al resto de sus gastos, podrá entonces conservar su vivienda.

En cualquier caso hay que tomar esta información de manera orientativa, porque además de ser cada situación particular diferente esto es orientativo, ya que la decisión final de cómo se resolverá cada proceso será de los juzgados, con lo que aunque a priori tengamos una idea de lo que vayamos a solicitar, el resultado final podría diferir.

Sin embargo esta Ley está pensada para ayudar a las personas físicas con problemas financieros, nunca para empobrecer más con lo que siempre recomendamos hacer un estudio gratuito previo para conocer bien la situación de cada solicitante antes de hacerlo. En ocasiones encontramos soluciones mejores para que una persona afectada conserve su vivienda.

Hablar con un experto

Segunda Oportunidad sin perder la vivienda habitual

Para acogerse a la ley de segunda oportunidad sin perder la vivienda habitual tal y el préstamo hipotecario de dicha vivienda deberá estar al corriente de pago, de manera que se pueda considerar una deuda asumible y la mejor opción para ambas partes sea mantener el acuerdo tal y cómo está, para pasar a centrarse en el resto de deudas.

Sobre el resto de las deudas se puede llegar a plantear un plan de pagos a 5 años, de manera que durante ese tiempo se pueda pagar una cantidad hasta que al final del periodo se consiga la exoneración. Sin embargo esta decisión queda sujeta a los juzgados, de manera que no es una norma absoluta, si no que podría recibirse una respuesta diferente y tener que enajenar la vivienda.

Desde Reclama Por Mí contamos con un equipo de expertos en la Ley de Segunda Oportunidad que te ayudará a plantear tu caso de manera totalmente personalizada, buscando de conseguir el trato más favorable para el solicitante, y justificado con los datos de la propia persona.

Además siempre ofrecemos un estudio gratuito a todos los usuarios que deciden contactar con nuestros expertos.

Realizar estudio gratuito

Ley Segunda Oportunidad y ejecución hipotecaria

En ocasiones no será posible conservar la vivienda pero la Ley de Segunda Oportunidad no contempla como tal la ejecución hipotecaria. Los casos de enajenación de la vivienda a menudo se dan cuando el préstamo hipotecario está impagado, cuando esto ocurre obligatoriamente hay que enajenar la vivienda ya que se entiende que no hay capacidad de pago.

Sin embargo, que no se ejecute la garantía hipotecaria no quiere decir que se vaya a conservar la vivienda, ya que se puede enajenar la vivienda sacándola a subasta, pudiendo hacerlo de dos maneras diferentes que explicaremos a continuación.

Ley de Segunda Oportunidad, poner a la venta la vivienda

En los casos en los que la vivienda esté impagada podemos recomendar ponerla a la venta antes incluso de comenzar el proceso de Ley de Segunda Oportunidad. En primer lugar puede darse la posibilidad de conseguir un precio de venta mejor para saldar más cantidad de deuda, y otra razón es para manifestar que efectivamente la persona solicitante es de buena fe y trata de pagar a sus acreedores aun antes de comenzar el proceso.

Ley de Segunda Oportunidad, sacar la vivienda a subasta

Cuando no ha sido posible vender la vivienda antes de comenzar el proceso de Ley de Segunda Oportunidad, si el juzgado lo aprueba la vivienda podrá salir a subasta pública dónde cualquier persona podrá apropiarse de ella, y los acreedores cobrarán en función de lo que se consiga en esa subasta.

Vender la vivienda con hipoteca antes de acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

Es posible que las personas solicitantes de la Ley de Segunda Oportunidad pongan a la venta sus viviendas antes de comenzar el proceso, de manera que su intención principal sea saldar sus deudas, siendo un deudor de buena fe.

En estas situaciones al vender la vivienda se puede saldar automáticamente la totalidad de la hipoteca para después pasar a centrarse en otras deudas al solicitar la Ley de Segunda Oportunidad.

Por otro lado, también puede llegar a ocurrir que se venda la vivienda pero no se consiga saldar la hipoteca, en ese caso el banco seguiría siendo un acreedor y se buscaría la exoneración del restante al acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad.

Cada caso es muy particular, por eso no existen recomendaciones genéricas para todas las personas solicitantes, por lo que recomendamos aprovechar nuestra consulta gratuita con un experto a través de este formulario.

Hablar con un abogado experto en Ley de Segunda Oportunidad

Vender la vivienda con hipoteca en subasta al acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

En muchos casos la vivienda ha estado a la venta unos meses antes de acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad, cuando esto ocurre y no ha sido vendida llegará el punto en el que salga a subasta a fin de conseguir la mayor cantidad para los acreedores.

Cuando esto ocurre no todos los deudores son iguales, la vivienda a vender tiene una carga hipotecaria, por lo que el principal acreedor de esa deuda es el banco, y deberá ser él quien salde su deuda primero.

Una vez satisfecha total o parcialmente la deuda con el banco, el dinero restante de la venta se repartirá entre el resto de los acreedores según su porcentaje de deuda. En el caso de que la vivienda no saldará la totalidad de la hipoteca seguramente no saldría a subasta ya que la propia entidad tratará de mantener la deuda hipotecaria y cobrar durante los años.

En cuanto a la deuda pendiente una vez enajenada la vivienda se solicitará su exoneración, tratando de poner fin a las deudas en ese momento. Cabe destacar que si esto se aprobara por los juzgados el deudor tendría un tiempo provisional en el cual si la persona deudora cobra algún dinero razonable como una herencia o lotería debería declararlo ante sus acreedores para saldar la deuda. Pasado ese tiempo prudencial sí estará totalmente liberado.

En cualquier caso la Ley de Segunda Oportunidad es una solución a las personas con un gran endeudamiento, y como siempre habilitamos una consulta gratuita para resolver las dudas de cualquier persona que quiera solicitar esta ley.

Consulta Gratuita Segunda Oportunidad

Ejemplos de Ley de Segunda Oportunidad y vivienda habitual

Es común que las personas quieran conocer cómo les puede afectar la Ley de Segunda Oportunidad, de manera que buscan su escenario para hacerse a la idea. Para ello te ayudaremos con ejemplos, y además estudiaremos tu caso de segunda oportunidad gratis a través de este formulario.

Rellenar formulario

Ejemplo 1. Ley de Segunda Oportunidad vendiendo la vivienda antes de solicitar la ley

Bajo este supuesto la persona que solicita la Ley de Segunda Oportunidad tiene una deuda de 200k sobre una vivienda de 250k, y otras deudas de 100k.

Una vez se vende la vivienda se liquida directamente la hipoteca quedando un remanente de 50k, con ese dinero tratará de saldar los 100k, y quedará una deuda de otros 50k. Sobre esos 50k se pedirá la exoneración al acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad, y si lo autoriza el juez en su totalidad se eliminaría la deuda.

Ejemplo 2. Ley de Segunda Oportunidad vendiendo la vivienda en la subasta

Bajo este supuesto la misma persona que solicita la Ley de Segunda Oportunamente tiene la deuda de 200k sobre la vivienda de 250k, y el resto de deudas de 100k con dos deudores, a uno le debe 25k y al otro 75k.

La persona ha puesto a la venta la vivienda unos meses pero no ha encontrado comprador, entonces al acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad llega el momento en el cual dicha vivienda sale a subasta, y la compran por 250k. En este caso se salda la deuda de la hipoteca, ya que es el principal acreedor de esa deuda particular, además de tener la garantía hipotecaria. Sobre el excedente de los 50k de la venta, se repartirá entre los acreedores según el porcentaje de su deuda, por lo que uno recibirá el 25% y otro el 75%, recibiendo 12,5k y 37,5k respectivamente y dejando a deber una cantidad similar a cada uno.

En Reclama Por Mí plantearían la exoneración de esa deuda pendiente, de manera que habiendo demostrado la buena fe e intención de pagar a sus acreedores, pero no existiendo medios suficientes para hacerlo, se elimine la deuda y pueda comenzar de nuevo.

Para ello ofrecemos una consulta gratuita, estudiaremos el caso sin ningún tipo de compromiso a través de este formulario.

Consulta gratuita

Solicitar la Ley de Segunda Oportunidad sin perder la vivienda habitual

Como ves existen diferentes caminos a la hora de solicitar la Ley de Segunda Oportunidad, y desde Reclama Por Mí siempre vamos a buscar la opción más favorable para nuestros clientes, sin embargo no siempre se podrá conservar la vivienda. Este procedimiento trata de satisfacer a ambas partes, tanto deudores como acreedores, y en ningún caso busca proteger solo a una de las partes, por lo que la decisión final dependerá de los juzgados, y siempre se tendrán que cumplir una serie de requisitos a la hora de solicitar la Ley de Segunda Oportunidad sin perder la vivienda habitual.

Si estás leyendo esto seguramente quieras acogerte a esta Ley de Segunda Oportunidad, en tal caso te recomendamos contactar con nosotros gratuitamente a través del formulario, estudiaremos tu caso sin compromiso y te daremos la mejor solución a tu situación.

Rellenar formulario