fbpx
Inicio » Blog » Cómo usar una tarjeta revolvig

Cómo usar una tarjeta revolvig

Las tarjetas de crédito son uno de los productos financieros que más pasan por los tribunales. Esto se debe a la falta de transparencia por parte de las entidades bancarias, impagos de los deudores y muchas otras cosas que no tienen una solución fácil.

Dentro del mundo de las tarjetas de crédito hay una específicamente que da muchos problemas a los jueces y a las entidades bancarias de todo el mundo, la tarjeta de crédito revolving. Este producto financiero ha sido objeto de reclamaciones en España miles de veces, y hoy en día siguen surgiendo problemas alrededor de esta tarjeta.

Muchas veces la raíz del problema se basa en que los usuarios no entienden a la perfección cómo funciona este producto. Y si no entiendes perfectamente cómo funciona una tarjeta revolving, te aseguramos que usarla puede ser muy peligroso para tus finanzas.

Para que puedas contratar tu tarjeta revolving con confianza (o evitarla por los mismos motivos), en este artículo te enseñaremos cómo usar una tarjeta de crédito revolving de manera responsable, guiándote a través de cada paso.

¡Empecemos!

Cómo funcionan las tarjetas revolving

Las tarjetas de crédito revolving surgieron debido a la necesidad de proporcionar una forma más flexible de financiamiento a corto plazo que las tarjetas de crédito tradicionales.

Esto ocurrió en la década de 1950, cuando las tarjetas de crédito tradicionales requerían que los titulares pagarán el saldo completo al final de cada mes. Esto funcionaba bien para algunas personas, pero no para otras que necesitaban una opción más flexible para administrar sus gastos.

En respuesta a estas necesidades, los bancos y las instituciones financieras comenzaron a desarrollar un nuevo tipo de tarjeta de crédito que permitía a los titulares llevar un saldo pendiente de un mes a otro sin pagar intereses de inmediato. 

Esto dio lugar al concepto de tarjeta de crédito revolving, que revolucionó la forma en que las personas gestionan sus finanzas personales. Ahora bien, ¿cómo funciona exactamente una tarjeta revolving? Se podría resumir en 7 pasos.

Los 7 pasos de la tarjeta revolving

Si entendemos los 7 pasos de la tarjeta revolving, entenderemos cómo funcionan este tipo de tarjetas. Se trata de una forma más simple y detallada de entender este complejo producto financiero.

  1. Límite de crédito: Las tarjetas de crédito revolving tienen un límite de crédito, que es el monto máximo que se puede gastar con la tarjeta. Por ejemplo, puedes tener un límite de 5.000€.
  1. Compras: Puedes utilizar la tarjeta para realizar compras, ya sea en tiendas físicas o en línea, pero nunca podrán exceder tu límite de crédito (5.000€ en este ejemplo).
  1. Estado de cuenta mensual: Al final de cada mes, el emisor de la tarjeta genera un estado de cuenta que muestra todas las compras realizadas durante ese período, así como el saldo pendiente. En este ejemplo vamos a decir que hemos gastado 2.000€ de los 5.000€ que tenemos disponibles.
  1. Pago mínimo: A final de cada mes se te da la opción de pagar un mínimo de tu saldo pendiente, el cual podrás establecer de antemano con el banco. Por ejemplo, podría ser el 10% del saldo pendiente (que en nuestro caso, habiendo gastado 2.000€, se quedaría en 200€).
  1. Intereses: Si realizas un pago mínimo (que es lo normal) en vez de pagar el saldo completo, se cobrarán intereses sobre el saldo pendiente que no hayas cubierto (1.800€ en este caso). Los intereses suelen ser muy altos en las tarjetas de crédito revolving, y eso es lo que las hace tan peligrosas.
  1. Renovación de crédito: Aquí es donde entra el juego el término “revolving”. Los 200€ que hemos pagado del crédito se renuevan, de manera que en el mes siguiente tendremos disponibles 3.200€ en vez de los 3.000€ que quedaban en la cuenta. El crédito se renovará constantemente a medida que lo paguemos.
  1. Pago total: La “muerte” de la tarjeta revolving ocurre cuando decides pagar el saldo completo antes de la fecha de vencimiento del pago. En este caso, no se cobrarán intereses adicionales. Este es el paso que tendremos que seguir si vamos a cancelar nuestra tarjeta revolving y finalizar nuestras deudas con la misma.

Como hemos podido observar, las tarjetas revolving son muy diferentes de las tarjetas de crédito tradicionales, y definitivamente más complejas.

La primera diferencia es que nuestro crédito no tiene que ser pagado a final de mes, si no que podemos pagar la deuda a través del tiempo sin tener que cubrirla al completo.

Otra diferencia es que los intereses de la tarjeta revolving suelen rondar números superiores al 20%, lo cual las hace muy peligrosas. Y por último, nuestro límite de crédito es renovable en las tarjetas revolving, lo que hace difícil controlar nuestros gastos y facilita el consumo excesivo.

Ahora bien, ¿cómo podemos usarlas de manera responsable? En el siguiente y último apartado aprenderás cómo puedes tomar el control de tu tarjeta revolving para que no arruine tus finanzas.

Cómo usar una tarjeta revolving de manera responsable

Límite por lo bajo: El primer paso para usar una tarjeta revolving de manera responsable es establecer un límite de crédito relativamente bajo. Si ponemos un límite que se considere alto respecto a nuestra capacidades económicas, nos veremos tentados a usar más dinero del que podemos gastar.

Establece pagos mínimos lo más altos posibles: La regla de oro para usar las tarjetas revolving de manera responsable es establecer pagos mínimos de al menos un 75% sobre el saldo pendiente. De esta manera, evitarás que los intereses se acumulen de manera descontrolada, pagando solo pequeñas cantidades por el crédito restante. 

Infórmate de las tasas de interés: Antes de utilizar una tarjeta revolving, infórmate sobre las tasas de interés y las cuotas asociadas. Estas tarjetas tienden a tener tasas de interés más altas que las tarjetas de crédito regulares, por lo que es esencial estar consciente de cuánto te costará financiar tus compras.

Evita retirar efectivo: Las tarjetas revolving suelen permitir retiros de efectivo, pero estas transacciones suelen estar sujetas a tasas de interés y cargos adicionales desde el primer día. Evita retirar efectivo con tu tarjeta a menos que sea una situación de emergencia.

Revisa siempre tus estados de cuenta: Revisa regularmente tus estados de cuenta para asegurarte de que no haya cargos incorrectos (suele ocurrir) y para mantener un seguimiento de tus gastos. La vigilancia constante te permitirá tomar medidas rápidas en caso de detectar problemas.

No acumules múltiples tarjetas revolving: Tener varias tarjetas revolving puede complicar la gestión de tus finanzas y aumentar el riesgo de endeudarse en exceso. 

Siguiendo estos pasos, podrás utilizar tu tarjeta revolving de manera responsable. Aunque el uso de este producto financiero no es muy recomendable, estas medidas mantendrán sus peligros controlados, no dejando que entres en un ciclo de deuda.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.