fbpx
Inicio » Blog » Cómo reclamar el tamaño de letra en una tarjeta revolving
tamaño letra en una revolving

Cómo reclamar el tamaño de letra en una tarjeta revolving

Todos hemos visto paneles de anuncios en carreteras o autopistas. El anunciante quiere que el cartel sea leído por el máximo número de personas, así que usan un tamaño de letra que, muchas veces, es incluso más grande que una persona.

En el otro extremo de los tamaños de letra nos encontramos los contratos. Si quieres esconder alguna cláusula para que no sea leída por una de las partes, puedes poner una barrera física a la lectura mediante un tamaño de letra milimétrico. 

Si la letra es suficientemente pequeña, el contratante no se fijará en ella o le costará leerla (hasta el punto de ignorarla). Aunque parezca un ejemplo demasiado perverso como para ser real, la verdad nos indica justo lo contrario. 

Miles de entidades bancarias han estado utilizando esta práctica durante años, intentando ocultar cláusulas perjudiciales para el cliente. Para ponerle freno a esta costumbre, los tribunales han tenido que poner un tamaño de letra mínimo oficial para los contratos de tarjetas revolving.

En este artículo exploraremos cuál es ese tamaño de letra mínimo, que otras vías tenemos para reclamar nuestra tarjeta revolving, y en qué despacho puedes depositar tu confianza para llevar tu caso.

¡Empecemos!

Cómo reclamar el tamaño de letra en una tarjeta revolving

Las tarjetas revolving son uno de los productos financieros con mayores intereses para el cliente medio. De hecho, estos intereses son tan grandes que sus contratantes pasan por tribunales frecuentemente para reclamar malas prácticas por parte de las entidades bancarias.

Aunque una gran parte de los usuarios de tarjetas revolving sabe exactamente lo que están haciendo, hay un pequeño porcentaje de ellos que no entiende cómo funcionan.

Esto se debe a que muchas revolving se contratan en entornos no profesionales (gasolineras, centros comerciales) y las cláusulas carecen de transparencia suficiente para informar al cliente de manera adecuada.

Una de las técnicas que utilizan las entidades bancarias para complicar la comprensión de un contrato es el tamaño de la letra. Una letra pequeña y con pocos párrafos difícilmente llama la atención de una persona, así que puede ser ignorada.

El mayor problema de esto es que, normalmente, las letras pequeñas incluyen información esencial para la firma del contrato. No son detalles que pueden ser ignorados, si no cláusulas que podrían ser clave para el cliente.

Te ayudamos con la cancelación de tus deudas

Abogados expertos en reclamaciones de Microcréditos y Tarjetas Revolving.

Rellena el formulario y evaluamos tu caso gratis.

Ahora bien, ¿de qué tamaño tiene que ser la letra del contrato?

Tamaño de la letra mínimo para una revolving

Si bien hace unos años el mínimo de letra era 1.5 milímetros, actualmente la medida mínima es de 2.5 milímetros. Si la letra de un contrato de tarjeta revolving mide menos de 2.5 milímetros, el contrato al completo podría ser declarado nulo.

Esto se debe a que el tamaño de la letra puede haber influenciado en la opinión del cliente, que de haber podido leer la cláusula de manera correcta, no habría firmado el contrato.

Como referencia, 2.5 milímetros es un poco más del grueso de una moneda de un euro. Aunque parezca increíblemente pequeño, como mencionamos anteriormente, han tenido que subir el mínimo porque seguía sin ser legible para muchas personas.

Aparte del tamaño de la letra, ¿qué más podemos reclamar?

Otras opciones para reclamar una tarjeta revolving

Una de las principales razones para reclamar una tarjeta revolving es la presencia de intereses abusivos. Estas tarjetas suelen tener tasas de interés que superan ampliamente el promedio de las tarjetas de crédito convencionales, así han acabado en tribunales más veces de las que deberían.

Estos intereses abusivos se suelen situar por encima del 27% TAE, mientras que intereses por debajo del 24% TAE se han empezado a aceptar como normales dentro del sistema jurídico. Aunque siguen siendo grandes, hay que tener cuidado y revisar qué porcentaje nos están aplicando.

Otra razón para reclamar una tarjeta revolving es la falta de transparencia en la información proporcionada por las entidades financieras. 

Los contratos de estas tarjetas a menudo contienen cláusulas y términos confusos que dificultan que los titulares entiendan completamente cómo funcionan y cuánto están pagando en intereses. Esto puede llevar a situaciones en las que los usuarios acumulan deudas sin ser plenamente conscientes de ello.

Si nos encontramos alguna de estas situaciones, ¿cómo podemos reclamar?

Cómo reclamar una tarjeta revolving

Si tienes dudas o incluso has determinado que una entidad bancaria está incurriendo en malas prácticas respecto a tu contrato de tarjeta revolving, puedes reclamar hoy mismo.

En Reclama Por Mí hemos ganado más de 3.000 casos, y tenemos la experiencia necesaria para hacer frente a este tipo de situaciones. Simplemente rellenando el formulario de la página web nos pondremos en contacto contigo y empezaremos a trabajar en tu caso.

Te ayudamos con la cancelación de tus deudas

Abogados expertos en reclamaciones de Microcréditos y Tarjetas Revolving.

Rellena el formulario y evaluamos tu caso gratis.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.